26 octubre, 2007 at 1:07 pm (Historia)

Y fue pasando el tiempo, el Calcolítico, la Edad del Bronce…esas cosas así metálicas que van evolucionando y que no interesan a nadie (solo a los profesores de prehistoria).
Pero hay que reseñar un hecho importante sobre mi vida cuando nos acercamos a la Edad del Hierro, concretamente a la Primera Edad del Hierro Europea (usease Hallstatt). Aparte de descubrir YO el hierro, me hice mujer. Me convertí en una hermosa y agraciada princesa a la que no quería nadie, pero era rica y poderosa. Por eso pronto encontré un marido…pero me pegaba, me decía que era poco femenina…snif snif. Se dirigía a mi como: mi hombre.
Para librarme de mis penas me dió por el alcohol (comunmente conocido como cerveza), me emborrachaba todos los días hasta que llegaba al coma etílico, por eso me llamaban la Princesa de Vix, porque vixitaba mucho la taberna y de paso frecuentaba al tabernero. Hasta que un día llegó mi marido y me encontró tirada, en coma, pero el creyó (o quiso creer) que estaba muerta. Me hizo enterrar con ofrendas muy lujosas (con otras intenciones, ya que pretendía robarlas posteriormente y así vivir feliz), entre ellas una crátera llena de cerveza (aaahh cerveza como te añoro)…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: