Descubren la tumba del auténtico ‘Gladiator’ al norte de Roma

19 octubre, 2008 at 12:24 pm (Cosas Curiosas, Historia, Noticias)

Ni era de Emerita Augusta, ni se convirtió en gladiador, ni se batió con ningún emperador. “Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”, decía Máximo Décimo Meridio, o lo que es lo mismo, Russell Crowe, en ‘Gladiator’, la película dirigida por Ridley Scott que recuperó el empolvado género hollywoodiense de las ‘pelis de romanos”

No podemos saber si lo que hizo Máximo mantendrá su eco durante toda la eternidad, pero sí podemos decir que, tras los 48 premios cosechados por la película —bombonas de gas, pantalones vaqueros y errores históricos al margen—, en 2008 el ‘gladiador’ vuelve a tener su minuto de gloria.

Esta vez se debe a la pericia de un equipo de arqueólogos italianos que ha encontrado su tumba. Bueno, la de Marcus Nonius Macrinus, el hombre que inspiró a Maximus para hacerse el duro ante los bárbaros y, también, para que el fornido general se llevara el Oscar al mejor actor. Cosas de la historia.

Fue a orillas del Tíber, cerca de la Vía Flaminia, al norte de Roma, donde el aguerrido hombre de confiaza del emperador Marco Aurelio —que, por cierto, nunca pisó la arena del Coliseo de la ciudad eterna, al menos no como gladiador— encontró el reposo.

Daniella Rossi, una de las arqueólogas encargadas de la excavación, ha dicho que se trata de una tumba monumental realizada en mármol sobre el que algún discípulo fervoroso, o un hombre bien pagado, cinceló el nombre del militar y cónsul general, cargo que el de Brescia —tampoco era emeritense, como se dice en la cinta— desempeñaba en la vida real.

“Se trata del monumento romano más importante de los descubiertos en los últimos 20 o 30 años”, ha asegurado Rossi al diario británico ‘The Times’. “Es excepcional encontrar algo así”, afirmó la arqueóloga romana a cerca de la inscripción encontrada en la tumba. Eso sí, de “el general que se convirtió en esclavo, el esclavo que se convirtió en gladiador, el gladiador que desafió a un imperio”, que rezaba la promoción de la película de Scott, de momento ni rastro.

Además del mármol y sus inscripciones, también se han encontrado varias columnas y decoraciones que han aguantado el paso de la historia, a pesar de que la tumba se vio anegada por el barro y parte de ella se había deslizado hasta el río cercano. Pero todo ha sido recuperado, según ha dicho Cristiano Ranieri, el encargado del equipo arqueológico.

Tras el hallazgo, los planes para la tumba pasan por su reconstrucción, no sólo por su valor arqueológico, que también, sino para poder transformarse en la joya de la corona de un posible ‘Parque Arqueológico de la Vía Flamina’, en cuyo circuito se podría incluir la Casa de la emperatriz Livia, la esposa del emperador Augusto, situada también junto a la vía romana.

Es lo que queda. Descubrir la historia de Roma a golpe de piqueta para poder enseñársela al mundo. Nada de fantasías, aunque muchos acudirán al falso tufillo que se desprende de la tumba de un hombre que nunca luchó en el Coliseo contra el dueño de un imperio.

Ahora le espera algo distinto. “La muerte nos sonríe a todos. Devolvámosle la sonrisa”, decía Máximo-Russel Crowe en la película. Esperemos que, aunque sólo fuera por que el cine histórico acertara de vez en cuando, Marcus pensara también lo mismo. Así saldría mejor en las fotos que se le avecinan.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

No apto para personas con vértigo

13 octubre, 2008 at 1:00 pm (Cosas Curiosas, Historia)

Charles Ebbets , era un fotógrafo americano al que le gustaba hacer fotos en altura. Estas fotos que veis a continuación son reales y fueron tomadas en los años 30 durante la construcción de unos rascacielos.

Seguro que muchas de ellas os suenan, fueron tomadas sin posar, y nos muestran la vida cotidiana de los obreros y las “impresionantes” medidas de seguridad que tenían en esa época:

Permalink Dejar un comentario

Tunguska

15 junio, 2008 at 8:27 pm (Cosas Curiosas, Historia)

El 30 de junio de 1908, más de 2.000 km² de bosque cerca del río ruso de Tunguska, en Siberia, fueron destruidos por una explosión en la atmósfera.

El fenómeno de Tunguska alentó más de 30 hipótesis y teorías de lo ocurrido. La detonación, similar a la de un arma termonuclear de elevada potencia, ha sido atribuida a un objeto celeste. Debido a que no se ha recuperado ningún fragmento, se maneja la teoría de que fue un cometa que estaría formado de hielo. Al no alcanzar la superficie, no se produjo cráter o astroblema.

El bólido  (de unos 80 m de diámetro y probablemente rocoso) detonó en el aire. La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismográficas y hasta por una estación barográfica en el Reino Unido debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo. Incendió y derribó árboles en un área de 2.150 km², rompiendo ventanas y haciendo caer a la gente al suelo a 400 km de distancia. Durante varios días, las noches eran tan brillantes en partes de Rusia y Europa que se podía leer sin luz artificial. En los Estados Unidos, los observatorios del Monte Wilson y el Astrofísico del Smithsonian observaron una reducción en la transparencia atmosférica de varios meses de duración, en lo que se considera el primer indicio de este tipo asociado a explosiones de alta potencia. La energía liberada se ha establecido, mediante el estudio del área de aniquilación, en aproximadamente 10 o 15 megatones. Si hubiese explotado sobre zona habitada, se habría producido una masacre de enormes dimensiones.

El estudio del suceso de Tunguska fue tardío y confuso. El gobierno zarista no lo consideró prioritario (algunas fuentes indican que tenían mucho interés en hacerlo pasar por una “advertencia divina” contra la agitación revolucionaria en curso), y no sería hasta 1921 —ya durante el gobierno de Lenin— cuando la Academia Soviética de Ciencias envió una expedición a la zona dirigida por el minerólogo Leonid Kulik. El clima permitió que la alteración de las huellas del impacto fuera muy poca. Hallaría un área de devastación de 50 km de diámetro, pero ningún indicio de cráter, lo que le resultó sorprendente. En los años siguientes hubo varias expediciones más; en 1938 Kulik realizó fotografías aéreas de la zona, lo que puso en evidencia una estructura del área de devastación en forma de “alas de mariposa”. Esto indicaría que se produjeron dos explosiones sucesivas en línea recta. En los años 50 y 60 otras expediciones hallaron microlitos cristalinos muy ricos en níquel e iridio enterrados por toda la zona, lo que refuerza la teoría de que pudo tratarse de un objeto natural de origen extraterrestre. También se encontraron pequeñas partículas de magnetita.

Una expedición italiana que viajó a la zona en 1999 ha anunciado en 2007 que ha encontrado un cráter (el lago Cheko) asociado al suceso. Se trataría de un cráter de unos 50 metros de profundidad y 450 de diámetro localizado a 5 km del epicentro de la explosión. Los científicos afirman que han estudiado anomalías gravitatorias y muestras del fondo del lago que revelan este origen. Además, no hay testimonios ni mapas que avalen la existencia de este lago con anterioridad a 1928. Creen que se trataría en un fragmento menor del cuerpo impactante (cometa o asteroide) y que chocó a velocidad reducida. No obstante los resultados de esta expedición no son definitivos, puesto que habría que obtener muestras más profundas. Algunos científicos han puesto en duda esta hipótesis ya que consideran extraño que se generara sólo un cráter menor, en vez de un gran cráter (como el Cráter del Meteorito, en Arizona) o un rosario de pequeños cráteres (como el meteorito de Sikhote-Alin, en Rusia, o Campo del Cielo en Argentina), además existen árboles en el lago que aparentan tener más de cien años.

Los supervivientes de la zona afectada por la explosión lo describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires. Muchos de esos supervivientes murieron a los pocos días por causa de extrañas enfermedades. Durante años se pensó que la población había quedado afectada por radiación nuclear, habiendo sido descritas mutaciones en los hijos de los nativos y en los animales. Se suscita la posibilidad de que lo que afectaba a los nativos de la zona era una enfermedad que les cubría de pústulas y mataba a familias enteras, lo que llevó a los médicos de la expedición liderada por Genadi Plejánov llegar a la conclusión de que una epidemia de viruela había afectado a los nativos tras la explosión.

Región de Tunguska en Google Maps

Fuente: Wikipedia

Permalink Dejar un comentario

Cementerios Victorianos: Highgate

7 junio, 2008 at 7:16 pm (Cosas Curiosas, Cosas sangrientas, Historia)

Situado en lo alto de Highgate Hill, este cementerio empezó a construirse en 1839 y es
una joya de la arquitectura funeraria victoriana. Se trata de una verdadera “ciudad de los
muertos”, ya que en su interior se encuentran enterradas 168.000 personas, en
aproximadamente 52.000 tumbas. Se divide en dos secciones, la Oeste, más antigua, y
la Este, conectadas por el camino de Swain’s Lane.

Repleto de mausoleos, ángeles de piedra y frías avenidas, con el paso de los años los
árboles han invadido toda su extensión, convirtiéndolo más en un parque que en un
lugar de reposo de los difuntos. La mayor parte se encuentra abierta al público, excepto
la zona Oeste, a la que se organizan visitas guiadas. Uno de sus atractivos es ser el lugar
de descanso eterno de personajes ilustres como Karl Marx y Charles Dickens.
Desde su construcción ha protagonizado todo tipo de historias de terror, y en su interior
se han llegado a organizar cacerías de vampiros, exorcismos y ceremonias mágicas.

Laprofanación de tumbas fue algo habitual en este cementerio durante mucho tiempo. Por suerte, desde que la Asociación de Amigos de Highgate se hizo cargo de su conservación, todo permanece tranquilo. Al menos en apariencia.

En los años 90 del pasado siglo se constituye la asociación “Amigos del Cementerio de Highgate”, que se ocupa desde entonces de que los visitantes puedan disfrutar de la magia de cada rincón. Entre las zonas más vistosas hay que mencionar dos especialmente atractivas: la Avenida Egipcia y el Círculo del Líbano, donde se concentran algunas de las tumbas más vistosas. Entre las más visitadas hay que mencionar las de Karl Marx y la de George Eliot.
La entrada al cementerio está a través de la entrada arqueada Tudor que monta a horcajadas entre las dos capillas mortuorias góticas. A la derecha está la capilla más pequeña de Disidentes (ahora una oficina), y a la izquierda está la capilla Anglicana. El edificio era originalmente simétrico pero cuando la sección del este fue abierta en 1854 la capilla Anglicana fue agrandada para incorporar un catafalco hidráulico. Al mismo tiempo un túnel fue cavado de este extremo del edificio que iba debajo del camino y que se abría en la sección del este, de modo que los ataúdes se pudieran bajar y llevar a través del cementerio sin el soporte del tráfico en el carril de Swains. Las capillas tenían contrafuertes octagonales con pináculos de madera (desaparecidos hace mucho tiempo) y huecos de ventanas. Hasta 1985 las capillas estaban en un estado abandonado sin siquiera reminiscencias en los interiores, especialmente el catafalco. En 1985 un programa de restauración fue comenzado y aunque no regresó de nuevo a su gloria anterior por lo menos han vuelto por lo menos a un estado usable.
El cementerio de Highgate era considerado hermoso cuando fue establecido la primera vez y lo sigue siendo hoy. Las estructuras y los caminos originales aún existen, aunque la vista panorámica de Londres desde la terraza de las Catacumbas ha sido obstruida por el crecimiento de árboles. Muchos años de negligencia siguieron ambas guerras mundiales donde le fue permitida a la naturaleza asumir el control total en detrimento de las catacumbas y los monumentos. Se tiene hoy bajo control, no se permite más dañar, elevar y engullir los monumentos, su belleza ahora se muestra en la manera que la naturaleza se ha permitido reclamar su lugar legítimo y combinarse con el arte y la arquitectura para crear un lugar absolutamente desemejante de cualquier otro cementerio.
El cementerio de Highgate pertenece a un grupo de cementerios llamados los siete magníficos, el primero era Kensal Green en 1833, seguido por Norwood en 1838, Highgate en 1839, Abney Park, Brompton, y Nunhead en 1840, y finalmente Tower Hamlets en 1841. Creado en un anillo alrededor de las cercanías de Londres en respuesta a las terribles condiciones de entierro que existía entonces dentro de los cementerios y de los panteones de iglesia pequeños de la ciudad. No había legislación para los entierros. Los cementerios pequeños no podrían hacer frente a la demanda, los entierros eran ascendentes y el desentierro para nuevos entierros, los animales encontrados en la basura. Aterrorizaron a la gente que creía en el día de la resurrección y estaban genuinamente aterrorizados de qué podría suceder a sus cuerpos una vez que ellos hubieran muerto. Esto condujo la manera para que las compañías crearan los cementerios privados con la atracción de los terrenos que eran vendidos a las familias y a los individuos para su propio uso privado, de ser suyo en perpetuidad.

Más cosas en:

http://www.highgatecemetery.net/

http://www.highgate-cemetery.org/

Highgate

Permalink 4 comentarios

Documentales Históricos con Tio1: Stonehenge

4 junio, 2008 at 1:00 pm (Historia)

Permalink Dejar un comentario

Next page »